aceites, saludables, healthy, oil
Actualidad

Aceites más saludables, la apuesta de la industria

La industria agroalimentaria española ha dado un importante paso a favor de una alimentación más sana y ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de investigación para elaborar aceites más saludables.

Según datos publicados por la ONU, para el año 2026 en el mundo se consumirán cerca de 220 millones de toneladas de aceite. En 2016 fueron 180 millones de toneladas. El aumento de la demanda vendrá de parte de Europa sobre todo, ya que cada vez demanda más alimentos fritos y servicios de comida.

Fuera del hogar, los alimentos fritos que más se consumen en España son las croquetas, el pescado y las patatas. Puesto que el aceite usado industrialmente suele ser de baja calidad, puede suponer un riesgo para la salud. Concretamente puede tener contaminantes externos como los aceites minerales saturados (MOSH) y aceites minerales aromáticos, el glicidol, etc.

El foco internacional sobre la calidad del aceite ha aumentado desde que la Administración Nacional de Alimentos de Suecia realizase en 2002 un informe sobre los peligros de la acrilamida. La acrilamida es una sustancia formada durante la preparación de los alimentos y tiene relación con el cáncer.

Apuesta firme por aceites más saludables

Acesur, la empresa líder en producción de aceites de oliva en España lidera el proyecto Healthy Oil. Healthy Oil busca producir aceites de oliva y de semilla más resistentes en las frituras.

El Ministerio de Ciencia e Innovación y algunas universidades españolas a través del CDTI colaboran con el proyecto y ya han conseguido producir la primera grasa industrial de aceite de oliva. Esta grasa ya se puede usar para sustituir al aceite de palma en la fabricación de chocolate, bollería, helados y otros productos.

También se prevé lanzar una gama de productos fritos nueva, mas saludables que los actuales e, incluso, con un sabor más agradable al provenir de un aceite más saludable y de mejor calidad que los que se usan actualmente.

Estos proyectos son fundamentales para la industria agroalimentaria. El aceite de palma, que se usa mucho industrialmente tiene el foco de atención puesto. Creemos que es el momento perfecto de introducir un aceite más sano, más sabroso y de más calidad en general. Además, dado que España es el mayor productor de aceite del mundo los beneficios económicos para nuestro país son evidentes.

Esperamos que poco a poco aparezcan en el mercado iniciativas de este tipo. El sector del aceite de oliva puede crecer mucho y la innovación en la industria tiene que ser constante. Reemplazar el aceite de palma por aceite de oliva es un objetivo fantástico. Lo agradecería nuestra salud, nuestro paladar y nuestros bolsillos.