Actualidad

Consumo de aceite en Bélgica, en aumento

El consumo de aceite en Bélgica ha aumentado mucho. Esto se debe a que se  percibe como una alternativa sana a las grasas y otros aceites que se usan tradicionalmente para cocinar. Ahora forma parte de la compra habitual de los ciudadanos belgas.

Aumenta especialmente el consumo del aceite de oliva gourmet, presente en cada vez más puntos de venta.

Consumo de aceite en Bélgica en cifras

El valor de las importaciones de aceite en 2018 superó los 56 millones de euros, con más de 17000 toneladas. La evolución ha sido positiva en promedio en cuanto a valor, aunque negativa en cuanto a volumen.

Los principales proveedores de aceite en Bélgica son, como es habitual, España e Italia, a los que se une Francia. Estos tres paises exportan el 88% del aceite que se consume allí.

España es el principal exportador, representando el 65% del volumen total.

Los ciudadanos belgas cada vez consideran menos al aceite como un artículo exótico y de lujo y más como una pieza fundamental en una dieta saludable. El aceite de oliva virgen extra tiene una imagen muy positiva gracias a su sabor, el origen y el cuidado formato en que se presenta.

En los países europeos no mediterráneos se usa tradicionalmente la mantequilla y otras grasas para cocinar. Gracias a las campañas informativas llevadas a cabo por la Comisión Europea desde 1996, el aceite de oliva se ha ido consumiendo cada vez más. Aun así, hay otros países con un consumo mayor gracias a sus rentas más elevadas.

También hay que destacar que el gasto medio de aceite de oliva ecológico ha pasado de 1€ por hogar a 3€ en poco tiempo.

El aceite de oliva virgen extra de categoría gourmet se demanda cada vez más en supermercados y restaurantes. La mayoría de estos usan en gran cantidad aceite de oliva virgen extra español o italiano.