DRONES AL SERVICIO DEL OLIVO
Actualidad

Drones al servicio del olivar

El uso de drones al servicio del olivar es una de las soluciones que se está trabajando en el sector agrícola. Los drones suponen un desarrollo tecnológico y de innovación que permite avanzar en técnicas de agricultura de precisión. Estos dispositivos facilitan información que antes sólo se obtenía en laboratorio o vía satélite. Lo que impulsará la investigación, el desarrollo y la innovación de la aceituna.

Investigadores de los grupos Informática Gráfica y Geomática, y Microgeodesia de la Universidad de Jaén (UJA) -coordinados por el catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos del centro docente Francisco R. Feito- ofrecen la posibilidad de monitorizar el estado y la evolución térmica del olivar mediante cámaras termográficas.

Los fondos del equipamiento proceden de financiación obtenida a través del Plan de Apoyo a la Investigación de la Universidad y de distintos proyectos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Francisco R. Feito ha asegurado que hasta ahora ninguna entidad de la provincia está aportando financiación para estos desarrollos. Aunque espera que pronto lo hagan de modo que se potencien más estos servicios.

Ventajas en el uso de drones

El dron es una tecnología que nos abre una nueva ventana para una mayor eficiencia, tanto desde el punto de vista de los costes, como del tiempo. Los drones en el olivar suponen una gestión integral, ecológica y optimizada de éste mediante la monitorización no invasiva de parámetros de interés.

El principal objetivo de este tipo de proyectos es modernizar un sector tradicional como el de la olivicultura, creando un producto tecnológico pionero, adaptado a sus necesidades y comercializable, que cree nuevas posibilidades de negocio y se sitúe a la cabeza de la innovación internacional.

La agricultura de precisión permite el ahorro en todos los ámbitos, desde agua hasta abonos, fitosanitarios, electricidad, combustible. Y al mismo tiempo es más sostenible en términos medioambientales.

Algunas de las principales ventajas de los drones en el olivar son:

  • La capacidad de elevar carga útil
  • Vuelo autónomo basado en GNSS
  • Datos de alta calidad
  • Pequeño tamaño
  • Facilidad de transporte

Pero es la versatilidad para acoplar sensores lo que hace posible el poder recoger datos que de otra manera no sería posible o no sería viable (aviones y satélites). Estos sensores son:

  1. RGB: ortofotografía de alta precisión, que permite realizar modelos digitales superficiales.
  2. Multiespectral:  para obtener mosaicos multiespectrales de alta resolución.
  3. Térmico: Permite obtener mosaicos térmicos de alta resolución.

Costos en la utilización de los drones

El uso de drones en olivar es la mejor alternativa a satélites y aviones. Pero sigue siendo caro cuando no se dispone de los sensores y es necesario contratar las horas de trabajo. Actualmente se cuenta con cinco personas con carné de piloto avanzado de drones. Requisito imprescindible para el manejo de los aparatos. Entre las aplicaciones ya desarrolladas cabe destacar herramientas para gestión avanzada de modelos 3D. Así como desarrollos propios en los que se usan técnicas de realidad virtual y realidad aumentada. Pero como casi siempre ocurre con las nuevas tecnologías, los costes serán más asequibles a medida que se extienda su uso y demanda.

¿Cuáles serían las funciones de los drones al servicio del olivar?

La función de esta tecnología es la de obtención de datos, transmisión, procesamiento, interpretación, visualización y guiado de acciones, de forma cercana y ergonómica para el agricultor.

El servicio consiste, en un dron o un conjunto de ellos, dotados de sensores como cámaras de luz visible, térmicas, multi e hiperespectrales, sensores basados en fluorescencia y espectroscopia NIR (infrarrojo cercano). Que actúan conjuntamente con una red de sensores terrestres, lo cual permitirá monitorizar en tiempo real y de forma georreferenciada los parámetros clave del olivar. De este modo, se conocerá en tiempo real, olivo por olivo, si falta o sobra agua, si hay algún árbol enfermo, dónde van a empezar a salir malas hierbas, dónde faltan nutrientes y qué nutrientes son recomendables.

Desde los drones, mediante dispositivos de comunicaciones inalámbricos, los datos serán enviados a un centro de monitorización y control. Desde ahí, mediante conexión a Internet, telefonía móvil o radio, los datos serán distribuidos a los laboratorios. En dichos laboratorios, empleando técnicas de inteligencia artificial, los datos serán procesados e interpretados de forma automática. Obteniéndose como resultado información de primera mano para el agricultor sobre el estado y proyección en el tiempo del olivar.

Pretende ser un sistema manejado por el propio agricultor. De modo que después de un proceso de aprendizaje, constituya una herramienta más, como los aperos de labranza o el propio tractor.

Se busca mejorar la sostenibilidad del cultivo del olivo, favoreciendo un uso óptimo de los recursos.

Los drones cuidarán en el futuro del olivar

Los drones informarán si falta o sobra agua, si hay algún árbol enfermo, dónde saldrán malas hierbas o en qué lugar faltan nutrientes. Se pretende desarrollar una herramienta, que permita conocer con antelación a la cosecha las zonas de la finca o las parcelas que van a producir una aceituna con mayor calidad. Para poder así programar la cosecha de forma optimizada.

Si no se detectan a tiempo o no se hace un seguimiento correcto, las plagas y enfermedades pueden llegar a causar grandes daños económicos y medio ambientales, como ha ocurrido con la Xylella fastidiosa en el olivo. Los drones en olivar pueden ser muy útiles en esta tarea de identificación y control de plagas.