aceite, oliva, rentabilidad, produccion
Actualidad

La rentabilidad del olivar en riesgo

AEMO, la Asociación Española de Municipios del Olivo advirtió del riesgo de la pérdida de rentabilidad del olivar debido a la bajada de precios del aceite de oliva en origen. Según informan, en las cinco primeras semanas de la campaña 2018-2019, la caída de precios ha sido superior al 18%. Esto es un precio de referencia de venta del aceite de oliva virgen extra en origen de apenas 2,64 euros el kilo, llegando a ser inferior al coste de producción del mismo.

Desde AEMO consideran que no hay ninguna razón de peso que justifique la bajada. La razón es que a nivel mundial se prevé una producción de unos tres millones de toneladas; casi exactamente la media de consumo de los últimos años.

Aunque es cierto que la producción española de aceite de oliva aumentará, también es cierto que casi todos los demás países productores de aceite de oliva van a ver disminuida su cosecha, en algunos casos de forma bastante acentuada. Esto provoca que el equilibrio entre la oferta y la demanda se mantenga a nivel mundial.

No hay razón para la pérdida de rentabilidad del olivar

En AEMO no tienen clara la razón del descenso porque «no existe ninguna razón objetiva para ello» aunque sí opinan que la la posible causa de esta pérdida de rentabilidad del olivar es que en las cooperativas está cundiendo el nerviosismo por la campaña que se espera este año.

Insisten en que debe imperar la tranquilidad, ya que no habrá un exceso de producción de aceite, sólo el que el mundo demanda. Por tanto, hay que mantener la cabeza fría y el pulso firme y no menospreciar un producto tan valioso en origen, y menos desde la propia producción.

Por último, AEMO pide evitar «que el precio de los aceites de oliva en los lineales llegue hasta valores temerarios, seamos responsables todos los eslabones de la cadena de valor y rehuyamos ofrecer al consumidor el rey de todos los aceites a precios de ruina que solo generarán pérdidas a todos, desde el olivarero hasta el propio distribuidor».