diferencia, precios, aceite, oliva, europa, españa, italia
Actualidad

Diferencia de precios del aceite de oliva

La unión de uniones ha detectado severas diferencias de precios del aceite de oliva en Italia con respecto a España. Este dato es especialmente llamativo dado que ambos países pertenecen al mercado común.

Unión de uniones ha querido destacar que, según los datos revelados por la Unión Europea en junio de 2019, el precio del aceite de oliva virgen extra en Italia alcanzó los 4,70€/Kg en origen, cifra muy superior al precio alcanzado en España (con 2,21€/Kg) o Grecia (2,60€/Kg). Este dato es aún más llamativo si tenemos en cuenta que el precio ha aumentado un 13% en Italia con respecto al año pasado. Para contrastar, el precio del AOVE en Grecia ha descendido un 2% y en España nada menos que un 19%.

A la vista de estos datos, la organización cree que los datos italianos dan lugar a posibles incoherencias, sobre todo teniendo en cuenta las cifras de consumo, producción, importación y exportación.

En ese sentido, indican que los datos que acompañan a estas cifras podrían no ser totalmente fidedignos. Indican incluso la posible existencia de un cartel para la distribución de aceite que controla la oferta de producto así como su precio.

Diferencias de precios del aceite de oliva en un supuesto mercado común

Otro dato muy reseñable es la diferencia de precio existente entre el aceite lampante y el virgen extra en Italia y Grecia (3,57€/Kg de diferencia en Italia y 0’82€/Kg en Grecia) y en España, que apenas llega a los 0’43€/Kg. La diferencia de precio tan nimia en nuestro país incentiva la producción de aceites de baja calidad.

Unión de Uniones considera que se puede alcanzar un precio de un Euro más por kg para el aceite de oliva virgen extra español si se toman las medidas adecuadas para garantizar un mercado único en el sector. Se apoyan en el incremento del consumo a nivel nacional y las exportaciones.

Piden también a las instituciones europeas que analicen las causas por las que el aceite italiano tiene un comportamiento en los mercados tan distinto al que tiene en los demás países productores de aceite de oliva europeos.

Por último, insisten en que las medidas de autorregulación que se propusieron a la Comisión Europea no servirán de nada si no se solucionan antes otros problemas tales como la falta de claridad en el etiquetado, la mejor distinción entre distintas calidades y orígenes y los desequilibrios en la cadena alimentaria.