Nuevo estudio demuestra los beneficios del AOVE en el embarazo
aceite de calidad

Un nuevo estudio demuestra los beneficios del AOVE en el embarazo

Un nuevo estudio dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Warwick ha concluido que una dieta mediterránea durante el embarazo tiene el potencial de reducir el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional.

Este ensayo clínico, publicado en la revista ‘PLOS Medicine’, ha descubierto, que las mujeres que siguieron una dieta mediterránea durante el embarazo, incluyendo una porción diaria de frutos secos (la mitad de ellos nueces) y aceite de oliva virgen extra, registraron un 35 % menos de riesgo de diabetes gestacional.

Según la profesora Shakila Thangaratinam «La implementación de esta dieta parece ser efectiva y aceptable para las mujeres. Se debe alentar a las mujeres que están en riesgo de diabetes gestacional a que tomen medidas desde el principio del embarazo consumiendo más nueces, aceite de oliva, frutas y granos integrales, al mismo tiempo que se reduce la ingesta de grasas animales y azúcar».

Según explican los autores del estudio, una de cada cuatro mujeres presentan obesidad previa, hipertensión crónica o niveles elevados de lípidos al quedarse embarazadas.

Esto puede implicar complicaciones durante la gestación. Entre ellas, la diabetes gestacional o lo que es lo mismo, un alto nivel de azúcar en sangre. También la preeclampsia o la hipertensión.

Beneficios del AOVE en el embarazo

Sabemos que la alimentación sana es fundamental durante el embarazo, para proteger a la madre y al bebé.

El aceite de oliva es un producto que aporta muchos beneficios a nuestra salud. No solo a personas de todas las edades, sino también y especialmente, a embarazadas. Su alto contenido en Omega 3 ayuda a que el bebe:

  • no nazca prematuro.
  • no tenga problemas de visión.
  • evita el autismo, el déficit de atención y la hiperactividad.

Puedes conocer más extensamente las ventajas de tomar aceite de oliva en los siguientes enlaces:

Hay muchas restricciones sobre los alimentos que pueden tomar las mujeres embarazadas. Sin embargo, el aceite de oliva virgen extra, gracias a sus múltiples beneficios para el feto y la madre, es un producto altamente recomendado en el embarazo.